sábado, 27 de octubre de 2007

Cambio de aires.



En el año 2004, me tuve que trasladar a la isla de La Palma por motivos de trabajo.
Fueron 9 meses de aventuras, con la única compañía de mi "Herbie".
Todos los días salíamos a explorar nuevos territorios: Pistas de tierra, de grava, de roca volcánica; carreteras sinuosas, curvas y más curvas, túneles oscuros (algunos con lluvia incorporada) y.........pendientes, muchas pendientes y todo ello en condiciones, a veces, un tanto duras: Frío, lluvia, niebla, desprendimientos...
Pero..........tengo que decir, que a pesar de las adversidades, "mi gordito" nunca me dejó tirada y se portó como un ¡CAMPEÓN!
Como os podéis imaginar hay unas cuantas anécdotas que contar, pero esto lo dejo para otra ocasión.
Lo que sí os puedo decir, es que lo pasamos muy bien en La Palma, nos piropearon mucho, bueno, ejem, perdón, a él más que a mí y conocimos a otr@s "apasionad@s de los escarabajos".

No hay comentarios: